COSATU, SAMWU y el Foro de la Diáspora Africana, dirigen la coalición de las organizaciones del comercio ambulante para discusiones con la Municipalidad de Johannesburgo sobre “Operation Clean Sweep” (Operación de Barrido Limpio)

La municipalidad de Johannesburgo sigue negando a más de 6.000 vendedores ambulantes el derecho a ganarse su medio de vida en el centro del Sector Comercial de Johannesburgo.

Las asociaciones de vendedores ambulantes marcharon el viernes pasado a las oficinas del alcalde demandando el regreso inmediato de los comerciantes informales del centro de la ciudad a sus puestos de ventas en Braamfontein, Johannesburgo. Foto: PUXLEY MAKGATHO, del Business Day - www.bdlive.co.zaCOSATU, SAMWU y el Foro de la Diáspora Africana (ADF), junto con las organizaciones de comercio ambulante que consisten de GIDA, JOWEDET, SANTRA, UNIÓN DE COMERCIANTES DE NIGERIA, UNIÓN DE COMERCIANTES  DE ETIOPIA, BLOCK LEADERS y ESSET, se reunieron con la municipalidad de Johannesburgo el 28 de octubre de 2013. El comité de la municipalidad estuvo compuesto de Roselyn Greeff (MMC de Planificación del Desarrollo), Anthony Selepe (Jefe de la oficina de personal del alcalde) y Ruby Matang (MMC: Desarrollo Económico), para las discusiones de las demandas de los vendedores ambulantes para poder regresar al trabajo. Esta fue la primera vez que los políticos aceptaron reunirse con los vendedores ambulantes desde que se dio inicio a la operación “barrido limpio”.

 

Esta crisis trae dudas sobre el nivel de participación comunitaria en el importante proceso de la toma de decisiones. Los comerciantes  están pidiendo también la sostenible en la gestión del espacio público, lo cual es responsabilidad de la municipalidad.

Las siguientes demandas fueron presentadas al comité de la alcaldía:

  • El retorno de todos los comerciantes legales: se deben conceder permisos en 24 horas, a aquellos que poseen tarjetas inteligentes y a los de las zonas demarcadas para que puedan volver a operar.
  • Deben ser devueltas a los vendedores ambulantes las mercancías confiscadas por la JMPD, y se les debe otorgar indemnización por las mercancías desaparecidas y por la pérdida de ingresos.
  • Deben asignarse áreas comerciales alternativas mientras se continúa con la operación.
  • El JMPD debe dar fin a la violencia contra los comerciantes ambulantes durante la ejecución de su operación.
  • La municipalidad debe abrir las áreas prohibidas, y debe proporcionar áreas demarcadas y construir puestos para ventas.
  • El MMC deberá presidir el Foro de Comerciantes Informales (no el actual funcionario de DED).
  • La municipalidad debe negociar en el Foro todas las cuestiones relativas a los vendedores ambulantes con el fin de abordar las cuestiones pendientes, por ejemplo: la emisión de tarjetas inteligentes.
  • La municipalidad debería proporcionar una oficina para el Foro con todos los gastos a cargo de la municipalidad.
  • La municipalidad debe capacitar a los comités sobre la aplicación de las ordenanzas municipales con el uso de un folleto informal con las ordenanzas municipales.
  • La municipalidad debe revisar el desarrollo especial que incluya el acuerdo de la municipalidad  y el papel de los vendedores ambulantes, incluido Jabulani.
  • La región del ABCD debe tener su propio foro que incluya otras áreas tales como Soweto.

En respuesta a estas demandas la municipalidad indicó que “se encontraban ocupados preparando un plan de reubicación” y mientras tanto la operación continúa.

Sin embargo, existe un elemento inquietante que pone en duda la buena fe de la municipalidad, ya que fue distribuido por los manifestantes un documento oficial con fecha de octubre de 2012, llamado  “Barrido Limpio de la Alcaldía”, una iniciativa en el centro de la ciudad.  Además del nombre del documento que se refiere tan crudamente acerca de los pobres de la ciudad, refiriéndose casi como basura, y que trae recuerdos vívidos de las tácticas brutales de Mugabe contra los pobres, con la práctica de la Operación Murambatsvina (Operación para echar fuera la basura), esto significa que esta “barrida” ha sido planificada desde hace un año – y sin embargo no ha sido iniciado aún “ningún plan de reubicación”; ninguna provisión, ninguna solución de desarrollo, no ha habido diálogo ni reunión con las partes interesadas, a pesar del llamado Foro de los comerciantes informales.

La ‘Operación Limpieza’ de los pobres en la ciudad de Johannesburgo comenzó el 1o de octubre de 2013, sin la consulta o notificación a los comerciantes ambulantes. La operación fue ejecutada por el JMPD con la visión de extenderla por toda la ciudad.

Esto ha destruido la única estrategia de subsistencia para los vendedores ambulantes. Esta operación parece estar copiando la operación de limpieza con tolerancia cero de Rudi Juliano, el alcalde de Nueva York.

Los vendedores ambulantes no se oponen a la limpieza de la municipalidad de Johannesburgo. Sin embargo, es inapropiado para la municipalidad de Johannesburgo, copiar y aplicar el modelo de un país desarrollado en un país en desarrollo como es Sudáfrica. Se están desalojando a los vendedores de las áreas gestionadas tales como las calles Kerk y Joubert, donde el público no ha presentado quejas, ni hay suciedad u obstrucciones.

Si bien los representantes de los vendedores ambulantes presentaron las demandas, más de 700 representantes esperan ansiosamente en el parque frente a la oficina de COSATU, la retroalimentación de la municipalidad, y lo que es más importante, aún esperan saber cuándo pueden volver a su trabajo.

A pesar de que la municipalidad se ha comprometido a devolver las mercancías confiscadas violentamente por la policía municipal, no está claro si están dispuestos a compensar los productos perecederos, así como los que fueron destruidos durante el desalojo.

Sin ninguna advertencia o consulta por parte de la municipalidad, esta operación ilegal e inconstitucional de la municipalidad puede ser caracterizada como una vergüenza para el gobierno del post-apartheid, supuestamente a favor de los pobres y del desarrollo.

Si bien los ciudadanos sudafricanos se deberían preparar para celebrar los 20 años de democracia, la operación ‘barrido limpio’ de la municipalidad de Johannesburgo es una repetición de las vergonzosas prácticas de “desalojos forzados”, las cuales fueron criticadas durante la época del apartheid, como la peor forma de trato inhumano. Algunos observadores han relacionado este acto ilegal y violento como “la historia se repite una vez más”, ya que esta violencia se está perpetrando en contra de las personas marginadas, desfavorecidas y vulnerables, quienes no tuvieron la posibilidad de educarse bajo el régimen del apartheid y por consiguiente no tienen otra alternativa que la venta ambulante para ganarse la vida.

La única alternativa propuesta por la municipalidad al representante de los vendedores ambulantes fue otra reunión acerca del documento de trabajo que se enviará el miércoles 30 de octubre y otra reunión de consulta, prevista para el viernes 1o de noviembre.

Mientras tanto, más de 6000 vendedores desalojados presentan una crisis humanitaria, ya que estas familias desesperadas no pueden abastecer alimentos, no pueden pagar el alquiler o proporcionar las necesidades básicas a más de 40 000 dependientes.

En espera del próximo drama de la municipalidad y la policía municipal, es obvio que la municipalidad se ha convertido en el canal oficial en el cual elitismo ha sustituido al racismo.

Nosotros, los abajo firmantes de esta declaración, estamos desconformes con la manera en que la municipalidad está tratando este asunto y demandamos que la municipalidad permita comerciar a los vendedores ambulantes con efecto inmediato.

Comunicado de prensa emitido por
George Mahlangu, COSATU
Cell: 082 414 9024