DECLARACIÓN DE SOLIDARIDAD EN ZIMBABUE

StreetNet Internacional, que representa a 567 987 miembros en el sector de vendedores ambulantes, vendedores de mercados informales y vendedores ambulantes que se desplazan de un lugar a otro organizados en 52 organizaciones afiliadas en 48 países de África, Asia, América y Europa del Este, escribimos para expresar nuestra profunda preocupación por la situación actual en Zimbabue, donde aparentemente los vendedores ambulantes están experimentando actualmente una Operación Murambatsvina 2.

(En 2005, la Operación Murambatsvina – “Limpiar la suciedad” – fue perpetrada por el gobierno de Zimbabue bajo el ex Presidente Robert Mugabe contra vendedores ambulantes y comerciantes informales, demoliendo sus hogares y lugares de trabajo, sorprendió al mundo.)

En la actual atmósfera de intimidación y bloqueos esporádicos de los medios de comunicación, los fragmentos de información que se logran filtrar sobre la demolición de casas, puestos, mercados y otras estructuras de venta, las palizas a los vendedores cuya ofensa es tratar de ganarse la vida en una economía extremadamente débil, crea una imagen consistente de las peores formas de violencia y acoso en el mundo del trabajo, un tema que está bajo atención de la Conferencia Internacional del Trabajo, que se discutirá por segunda vez en su  período 108º de sesiones en Ginebra del 10 al 21 de junio de 2019, el año del centenario de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) con vistas a la adopción de un nuevo Convenio y Recomendación de la OIT sobre la eliminación de la violencia y el acoso en el mundo del trabajo, que se espera que Zimbabue, como Estado miembro, apoye y ratifique el nuevo convenio de la OIT.

StreetNet considera tales acciones hacia nuestras hermanas y hermanos en Zimbabue, brutales, inaceptables y en violación de sus derechos humanos y laborales. En una economía en la que menos del 15,5% de todos los trabajadores en Zimbabue son empleados remunerados con contratos permanentes, lo que obliga a una gran proporción de trabajadores de la fuerza laboral a trabajar en la economía informal, un diálogo adecuado y un enfoque basado en soluciones sería más apropiado que los desplazamientos forzosos que victimizan a los trabajadores informales. Estos trabajadores tienen derecho a ganarse la vida para ellos y sus familias.

Desde nuestro punto de vista, estas acciones sobre las cuales hemos estado recibiendo informes esporádicos no sólo vulneran la constitución de Zimbabue, que establece que “el estado y todas las instituciones y agencias de gobierno en todos los niveles deben adoptar políticas y medidas razonables y brindar a todos una oportunidad de trabajar en una actividad elegida libremente, para asegurar una vida digna para ellos y sus familias”, sino también vulneran la mayoría de los convenios y recomendaciones de la OIT.

Instamos al gobierno de Zimbabue a adoptar una forma más incluyente de tratar con los vendedores ambulantes en Zimbabuze a través de negociaciones con organizaciones de vendedores ambulantes, incluida la afiliada de StreetNet ZCIEA (Cámara de Asociaciones de Economía Informal de Zimbabue) que tiene más de 3500 miembros sin trabajo debido a esta operación, el socio de StreetNet, Zimcross (Asociación de Comerciantes Transfronterizos de Zimbabue) y otras partes interesadas relevantes. Además, instamos al gobierno de Zimbabue a que libere a los activistas de la sociedad civil y sindicalistas encarcelados, y deje que la ley siga su curso de conformidad con las normas aceptadas internacionalmente y el respeto de los derechos humanos. Nos solidarizamos plenamente con todos los vendedores ambulantes y comerciantes informales de Zimbabue, y pedimos que se ponga fin a esta operación, un ataque a los medios de vida de los trabajadores pobres que el mundo está viendo.