Trabajadores que inspiran: Alberto Santana

Alberto Santana actualmente ocupa el cargo de vicepresidente de StreetNet. Siempre activista de los derechos laborales, le apasiona la lucha por la protección social de los trabajadores de la economía informal y el fomento de la participación de los jóvenes en el movimiento sindical.

 Defender los derechos laborales como tradición familiar

Alberto creció inmerso en el movimiento sindical. Su padre ha sido líder sindical del sector metalúrgico a nivel nacional e internacional durante más de cincuenta años. Sin embargo, Alberto no esperaba convertirse él mismo en líder sindical. Su padre siempre le dijo que tenía que invertir en sus estudios y convertirse en un profesional educado.

Sin embargo, después de graduarse como ingeniero industrial en la década de 1990 y trabajar para diferentes empresas, Alberto comenzó a organizar esfuerzos por los derechos laborales y a participar más activamente en el movimiento sindical. “No siempre escuchamos a nuestros padres”, dice, “pero seguimos sus pasos”. Como tal, su padre siempre ha actuado como un mentor.

Alberto ocupó diversos cargos en la Confederación Nacional de Trabajadores Dominicanos (CNTD), principalmente relacionados con la juventud, la cooperación internacional y la seguridad social.

Después de trabajar para varios sindicatos y comprender las necesidades de los trabajadores, Alberto obtuvo una licenciatura en derecho. Ahora es líder sindical, abogado y microempresario. Como abogado, solo trabaja en casos relacionados con derechos laborales y de seguridad social, ayudando a los trabajadores a defender sus derechos.

Alberto también inició su propio negocio, una empresa de consultoría especializada en temas laborales, y está involucrado en negocios del sector turístico y venta ambulante, principalmente artesanías hechas a mano con Larimar – una piedra preciosa exclusiva de la República Dominicana.

Como dice Alberto, “siempre he sido una persona muy independiente. No me gusta depender de un empleador”. Por lo tanto, no es de extrañar que haya recurrido a la defensa de los trabajadores de la economía informal – la mayoría de los cuales son trabajadores por cuenta propia – a través de la Federación Nacional de Trabajadores de la Economía Informal FUTTEINCO, que Alberto ayudó a establecer. Su misión es mejorar la calidad de vida de los trabajadores de la economía informal en la República Dominicana.

Involucrándose con StreetNet International

La economía informal emplea a un número significativo de trabajadores en la República Dominicana. Según Alberto, “alrededor del 58% de los dominicanos son trabajadores de la economía informal”. Muchos de estos trabajadores están en el sector turístico y los salarios son generalmente más altos que el salario mínimo dominicano, por lo que es una alternativa atractiva para quienes no pueden encontrar un trabajo bien remunerado en la economía formal.

El crecimiento de la economía informal, para Alberto, es una expresión de las tendencias emergentes para los trabajadores a nivel mundial. Alberto dice que “la economía global ha cambiado y lo que solíamos conocer – como los grandes sindicatos con millones de trabajadores afiliados – ya no existe. Las empresas han cambiado ese modelo y subcontratan el trabajo y esto obligó a muchos trabajadores a salir a las calles. Estar en la calle es muy difícil para ellos porque tienen familia, responsabilidades, gastos, facturas, renta, ingresos para enviar a sus hijos a la escuela, etc. Su única alternativa es convertirse en un trabajador de la economía informal, un trabajador por cuenta propia”.

En la década del 2000, ya existían algunas asociaciones de trabajadores de la economía informal en el país, algunas de las cuales estaban afiliadas a la CNTD. En el año 2009, en una reunión regional de CSA-TUCA, cuando Alberto era el responsable de cooperación internacional en la CNTD, se reunió con el entonces presidente de StreetNet, Oscar Silva, quien conocía el trabajo que la CNTD estaba desarrollando en relación con los trabajadores de la economía informal. Oscar Silva alentó a los representantes de la República Dominicana a unir las organizaciones existentes de trabajadores de la economía informal y eventualmente afiliarse a StreetNet.

En 2011, FUTTEINCO se creó para unificar a los trabajadores de la economía informal en la República Dominicana. Un par de años después, FUTTEINCO pidió unirse a StreetNet. En 2016, asistieron al quinto Congreso Internacional en India. Allí, Alberto se convirtió en uno de los líderes de StreetNet.

“Los camaradas me dieron el honor de convertirme en Vicepresidente de StreetNet”, dijo. “Fue mi primer Congreso Internacional. Es un honor. Siempre he actuado con dignidad y humildad porque ser Vicepresidente es un cargo muy importante”. En el sexto Congreso Internacional de StreetNet en Kirguistán, en 2016, Alberto fue reelegido. “Fue la mejor satisfacción que pude haber tenido”, agrega.

A pesar de sentirse honrado de desempeñar el cargo de Vicepresidente, Alberto afirma que este será su último mandato. ¿Por qué? Porque Alberto está decidido a practicar lo que predica sobre la participación de los jóvenes. “Quiero que otros den un paso al frente y tengan la oportunidad de liderar, al igual que yo, para cooperar con el movimiento internacional de trabajadores de la economía informal”.

Fomento de la participación juvenil y lucha contra el machismo

A juicio de Alberto, “la sociedad maltrata a los jóvenes, muchas veces ni siquiera les permite tener un primer empleo”. En la República Dominicana, Alberto estima que más del 60% de los jóvenes fueron primero trabajadores por cuenta propia y no pudieron encontrar un trabajo formal.

Alberto insta a los jóvenes de la economía informal a unirse y organizarse para defender sus derechos. “Es imposible defender los derechos laborales de manera individual”, dice Alberto. Por lo tanto, el objetivo principal de los jóvenes debe ser unirse a movimientos colectivos y tener la oportunidad de liderar. “Solos llegamos más rápido, pero juntos llegamos mucho más lejos”, agrega.

“Deben unirse para poder defender, de manera organizada, los espacios públicos que les pertenecen”, explica. “Como StreetNet ha destacado en muchas ocasiones en sus talleres y capacitaciones, tenemos que estar organizados en los espacios públicos que nos pertenecen para que las autoridades puedan respetarnos. De esa manera, podemos sentarnos en la mesa para discutir temas como iguales. Por eso tenemos que esforzarnos por hacer siempre las cosas bien”.

En opinión de Alberto, está claro que, sin la participación de los jóvenes en los movimientos colectivos, los sindicatos corren el riesgo de desaparecer incluso más rápidamente de lo que ya está sucediendo. Quiere predicar con el ejemplo y dejará de ser líder tanto en FUTTEINCO como en StreetNet para animar a los jóvenes a ocupar su lugar. Sin la fuerza y la participación de los jóvenes, explica, “no podemos ganar la batalla a los poderes establecidos que tienen muchos recursos y quieren derrotarnos”.

Para Alberto, el movimiento sindical en la República Dominicana no solo debe abrir espacios para los jóvenes, sino también para las mujeres. Alberto critica la cultura machista que impregna muchos países latinoamericanos y que dificulta la participación de las mujeres como iguales. “En el caso de la mayoría de las parejas, tanto el marido como la mujer trabajan en la economía informal. Tienen negocios en sus casas, en las calles, en los comercios, etc. Y el macho alfa – como lo llamamos nosotros – no permite que su esposa participe. Es un rasgo de la cultura latinoamericana que hay que deconstruir y cambiar para empoderar a las mujeres”.

Por ello, uno de sus planes es proponer una formación dirigida a los hombres, más que a las mujeres, para ayudarlos a deconstruir la cultura machista y elevar a las mujeres como compañeras iguales. “Las mujeres ya han hecho un gran trabajo para empoderarse”, agrega, ahora es importante trabajar con los hombres para promover la igualdad.

Protección social para los trabajadores de la economía informal como una prioridad para el futuro

Una de las razones por las que Alberto planea renunciar como líder sindical es para enfocarse en la protección social de los trabajadores de la economía informal. En la República Dominicana, estos trabajadores deberían tener acceso a esta protección, pero la ley no se ha implementado. “Se les deben otorgar los derechos consagrados en la ley” dice. Actualmente, Alberto es miembro del equipo asesor del Director General de Seguridad Social en la República Dominicana.

El COVID-19 ha impactado severamente a los trabajadores de la economía informal y la República Dominicana no es una excepción. Dada la importancia del sector turístico, los bloqueos y el cierre de fronteras son devastadores para miles de trabajadores que dependen del turismo. Algunos de los compañeros de Alberto llevan más de medio año sin trabajar debido a la pandemia.

“COVID-19 cambió el mundo” dice Alberto, “y también debemos cambiar y adaptar nuestras estrategias. La pandemia cambió nuestra forma de vida y las prioridades en materia laboral. Entonces, el próximo paso debe ser actualizar y pensar en nuestros planes para apoyar de manera efectiva a los trabajadores de la economía informal”.