3 cosas que debe saber sobre la violencia contra las vendedoras ambulantes y cómo combatirla

El 7 de diciembre de 2020, StreetNet organizó un seminario web en vivo en Facebook sobre la importancia de ratificar el Convenio 190 de la OIT sobre Violencia y Acoso. Este instrumento internacional histórico ha reunido a organizaciones de trabajadoras en todo el mundo a través del hashtag # RatifyC190, pero para muchos su relevancia para las trabajadoras informales, y las vendedoras ambulantes en particular, sigue siendo vaga.

Afortunadamente, las distinguidas invitadas del webinar Ratify ILO C190: Violence Against Women Street Vendedores articularon y explicaron con éxito la importancia de este Convenio para las trabajadoras de la economía informal y cómo la vida laboral de las mujeres vendedoras ambulantes está plagada de violencia y acoso que debemos combatir urgentemente.

Los ponentes del webinar fueron Sally Roever, Coordinadora Internacional de WIEGO; Pat Horn, Asesora Principal de StreetNet; Hilma Mote, Oficial de ACTRAV de la OIT; Naira Leal, Asesora de los Comités de Mujeres y Jóvenes Trabajadoras de TUCA; y Lorraine Sibanda, Presidenta de StreetNet. El seminario web fue moderado por la Coordinadora Internacional de StreetNet, Oksana Abboud.

Basándonos en sus interesantes presentaciones, logramos crear este breve resumen de conclusiones del seminario web que ayudará tanto a los sindicalistas como a las activistas por los derechos de las mujeres a comprender cómo la violencia de género y el acoso en el trabajo se entrelazan con la economía informal. Aquí hay 3 cosas que debe saber sobre la violencia contra las vendedoras ambulantes y cómo combatirla:

1 – Las mujeres vendedoras ambulantes enfrentan violencia y acoso a diario y de una variedad de fuentes

La violencia contra las mujeres y las niñas ha sido considerada una “pandemia en la sombra” por el Secretario General de Naciones Unidad, António Guterres. De hecho, los informes recopilados por WIEGO han encontrado que la violencia de género ha aumentado entre los trabajadores de la economía informal desde el inicio de la pandemia en marzo.

Sin embargo, aunque la violencia contra las vendedoras ambulantes se intensificó durante las medidas de cierre impuestas debido a la pandemia COVID-19, Sally se apresura a recordarnos que nada de esto es nuevo. Los estudios realizados por WIEGO en preparación de las discusiones para la elaboración del Convenio 190 de la OIT revelaron no solo que la violencia contra las trabajadoras de la economía informal es sistémica y generalizada, sino que existe una amplia gama de fuentes de violencia. Como explica Sally, “en primer lugar, el Estado, los gobiernos nacionales y los gobiernos locales son fuentes comunes de violencia; los intereses creados de intermediarios, prestamistas, propietarios, ese tipo de actores a menudo son identificados por los trabajadores de nuestra red como fuentes de violencia; actores criminales, incluso compañeros de trabajo, el propio hogar y la comunidad de las personas, y también el público en general. Entonces, hay toda una gama de fuentes de violencia que afectan a los trabajadores informales”.

Tanto Lorraine como Hilma han experimentado personalmente la violencia y el acoso. Aunque Lorraine sigue siendo una comerciante informal hasta el día de hoy, Hilma compartió su historia de haber sido acosada sexualmente y golpeada por un hombre cuando era una niña comerciante ambulante en Namibia. Según relata, “lo que pasó ese día fue que no solo fui agredida y mi dignidad agredida, también fui acosada sexualmente de niña, perdimos ingresos como familia porque no pudimos seguir vendiendo ese día en particular, y esta es realmente la historia de muchos comerciantes ambulantes en todo el mundo”.

Experiencias traumáticas como estas dan miedo a las mujeres, explicó Lorraine. “Eso les quita la libertad de movimiento, su libertad de asociación y también la libertad de conciencia”. Agregó que la falta de servicios públicos sensibles al género, como instalaciones de higiene para mujeres, también puede considerarse una violación de los derechos humanos.

Pat enfatizó que las vidas de los vendedores ambulantes están llenas de inseguridad y el ambiente es aún más inseguro para las mujeres. Ya sea que vendan en las calles o trabajen como comerciantes transfronterizas informales, las mujeres a menudo tienen que pagar sobornos o favores sexuales para que las autoridades las dejen en paz. Además, cuando los espacios de venta son limitados, las mujeres suelen ser las que se ven obligadas a salir. “En primer lugar, es un entorno bastante difícil para que las mujeres trabajen”, dijo Pat. “Pero muchas, muchas mujeres lo hacen porque básicamente no tienen alternativas y, a menudo, están a cargo de generar ingresos para sus familias”.

Naíra, en representación de los trabajadores de la región de las Américas, también destacó que la economía informal de las mujeres “constituye la columna vertebral de muchas economías de nuestra región”. Agregó que, aunque tanto hombres como mujeres pueden sufrir violencia y acoso en el trabajo, “la situación desigual y las relaciones de poder en la sociedad y en el trabajo muchas veces hacen que las mujeres sean más vulnerables”.

2 – El estigma del trabajo en la economía informal perjudica las posibilidades de las mujeres vendedoras ambulantes de lograr justicia, pero el Convenio 190 de la OIT puede ser una herramienta poderosa para luchar contra ese estigma

Si bien todas las mujeres que sufren violencia de género enfrentan barreras para lograr justicia y hacer que los perpetradores rindan cuentas, el estigma impuesto por la sociedad a las trabajadoras de la economía informal hace que las vendedoras ambulantes tengan aún menos oportunidades de recurso. Como dijo Hilma elocuentemente, “las personas como comerciantes ambulantes no son vistas como seres humanos con aspiraciones, con sueños, sino más bien como personas que pueden ser abusadas en cualquier momento”.

Los vendedores ambulantes a menudo se ven obligados a trabajar en la economía informal debido a necesidades financieras, pero también porque la transición a la formalidad como vendedor puede ser extremadamente difícil. Según Pat, “esta falta de seguridad en la venta de espacios se debe a la dificultad para obtener permisos comerciales. Y muy a menudo esto se debe a que las personas intentan obtener permisos comerciales, pero se los rechazan o simplemente no se les responde. Muy a menudo, los requisitos para presentar una solicitud son discriminatorios. Te discriminarán porque eres extranjero o porque no eres parte de la camarilla que está controlando el sistema en ese momento”.

Añadió que los sistemas de permisos son mal administrados e inconsistentes en la mayoría de las ciudades y esto es un problema generalizado que impide el acceso a los permisos comerciales. Como tal, las autoridades “a menudo intentarán echar la culpa a los propios comerciantes y decir que es su culpa porque no pueden leer, porque son ignorantes, porque son todo tipo de cosas que no son realmente ciertas”, dice Pat.

“Básicamente, muchas personas terminan teniendo que comerciar sin permisos. Luego los llaman comerciantes ilegales, reciben todo tipo de nombres poco halagadores y, de hecho, no son ilegales en el sentido de criminales, simplemente están comerciando sin un permiso porque es muy difícil conseguir uno”, resumió.

Una de las razones por las que el C190 de la OIT representa un hito para los derechos laborales es precisamente porque rechaza el estigma contra los trabajadores de la economía informal. “Es de suma importancia mencionar que este instrumento internacional es uno de los primeros en considerar tan ampliamente el mundo del trabajo, y lo importante que es para nosotros”, resaltó Naíra.

El artículo 2 de la C190 de la OIT establece específicamente que “Este Convenio se aplica a todos los sectores, ya sean privados o públicos, tanto en la economía formal como informal, y ya sea en áreas urbanas o rurales”. El artículo 8, por otra parte, reconoce “el importante papel de las autoridades en el caso de los trabajadores de la economía informal”.

Como recuerda Pat, “cuando luchábamos por este Convenio 190 en la Conferencia Internacional del Trabajo, luchamos con uñas y dientes para que esta forma de violencia contra las comerciantes y, en particular, las mujeres vendedoras ambulantes se mencionaran de manera muy específica en lugar de tener otro instrumento que solo se centra en los trabajadores de la economía informal. Y lo logramos”.

Hilma enfatizó el mensaje crucial que los países que han ratificado el Convenio están transmitiendo a su propia gente: “sus líderes están diciendo que nuestros trabajadores, independientemente de su situación laboral o de ingresos, importan, y su dignidad debe ser preservada”.

3 – La movilización y las coaliciones son fundamentales para combatir la violencia y el acoso

Todos los participantes fueron unánimes al destacar la importancia, pero también las limitaciones, de la ratificación del Convenio 190 de la OIT. Como resumió Pat, dirigiendo su advertencia a las organizaciones de trabajadores de la economía informal, “no crean que, porque tenemos un buen Convenio, con buenas cláusulas, que las cosas cambiarán en el terreno si no presionan y presionan a sus gobiernos”. En concreto, alentó a las organizaciones de vendedores ambulantes a unirse a las estructuras de diálogo social tripartito en sus propios países, ya sea de forma independiente o mediante sindicatos formalizados.

En cuanto a Naíra, destacó el papel de los sindicatos y las coaliciones amplias para promover la ratificación y el cambio a largo plazo, especialmente en la región de las Américas. De hecho, Uruguay se convirtió en el primer país en ratificar la Convención en junio de 2020, y las coaliciones de sindicatos, organizaciones de mujeres, ONG, etc. de otros países como Chile y Argentina también participan activamente en la búsqueda de apoyo para la ratificación.

“Como sindicatos y organizaciones podemos, y debemos, sensibilizar y educar a nuestros miembros y a la sociedad en general, eso es fundamental: qué es la violencia, qué es el acoso, cuándo ocurre, qué podemos hacer al respecto. Elaboración de guías para representantes sindicales sobre cómo apoyar a estas víctimas. Construye alianzas”. Como urgió Naíra, “Tenemos que actuar”.

Sally, basándose en la investigación realizada por WIEGO, explicó que los intentos exitosos para combatir la violencia y el acoso contra las trabajadoras de la economía informal se basaron en parte en el desmantelamiento de los factores propicios de tal violencia. Estos factores facilitadores incluyen “narrativas de planificación urbana que ignoran a las personas y el tipo de trabajo que realizan; políticas urbanas que no tienen ningún componente de sustento; una devaluación generalizada del trabajo informal y especialmente del trabajo informal de las mujeres”.

Según Sally, también es esencial aprovechar las experiencias de los trabajadores de la economía informal organizada que han logrado hacer frente a la violencia institucional y aprovechar las lecciones aprendidas. Sally dijo, “creo que ahora hay una oportunidad, los trabajadores están más unidos que nunca. La violencia en el mundo del trabajo afecta a absolutamente todos y nadie está solo en esta lucha. Entonces, este es el momento para que unamos nuestras manos y encontremos esos lugares para empujar nuestra lucha”.

Hilma, hablando en nombre de la OIT ACTRAV, subrayó su compromiso de trabajar junto con los sindicatos y otras organizaciones de trabajadores para promover la ratificación del C190 de la OIT. Sin embargo, también reiteró que la ratificación no es un fin en sí mismo y agregó: “les pedimos que utilicen los estándares mínimos para enmarcar el desarrollo de políticas y negociaciones y reconozcan también que la pandemia COVID-19 y la crisis económica está aumentando el riesgo de violencia para las trabajadoras informales, pero también está aumentando el riesgo de violencia de género y violencia doméstica, tanto en el lugar de trabajo como fuera de él. Nos gustaría seguir trabajando y ayudar a las organizaciones a identificar esos casos y por supuesto poder denunciar, para que tengamos un portafolio de evidencias para poder cuestionar los informes publicados por gobiernos y empleadores”.

Lorraine, hablando ella misma como vendedora ambulante, declaró que “tenemos que presionar a nuestros gobiernos para que implementen políticas nacionales que protejan a las mujeres en la economía informal, así como a las vendedoras ambulantes”. También agregó que proteger a los trabajadores de la economía informal no es solo una obligación de las autoridades, sino también un paso esencial para el desarrollo sostenible. “Es necesario que las autoridades locales acomoden a los comerciantes ambulantes como parte de la ciudadanía de todos los países. Y crear un entorno propicio para que esta clase de trabajadores trabajen para que se ganen la vida en primer lugar, y también trabajen en un entorno propicio que proteja su bienestar y su dignidad humana. Y luego, a través de eso, podrán contribuir de manera sostenible al desarrollo de sus países”.

StreetNet está comprometido con la eliminación de todas las formas de violencia contra la mujer, en particular la violencia y el acoso contra las vendedoras ambulantes en el mundo del trabajo. En palabras de la Coordinadora Internacional de StreetNet, Oksana Abboud, “el silencio ya no es nuestro amigo. No debemos quedarnos callados, y debemos empezar con nosotros mismos, para ser esos modelos, esos ejemplos, para animar a los que nos rodean”.

Para ver una versión corta del seminario web, con subtítulos disponibles en inglés, francés, español, ruso e hindi, vea el video a continuación:

Para ver el seminario web completo grabado en vivo en Facebook, haga clic aquí.