Trabajadoras que Inspiran: Angélique Kipulu Katani

Angélique Kipulu Katani es actualmente miembro-auditor del Comité Ejecutivo de StreetNet. Surgió como una líder consumada en el movimiento sindical y una fuerte defensora de los derechos de la mujer en su país de origen, la República Democrática del Congo, y mas allá. Su principal prioridad ahora es la defensa de los derechos de las trabajadoras informales, especialmente las vendedoras ambulantes y de mercado.

Una mujer líder en el movimiento sindical

Angélique es la hija menor de catorce hermanos y hermanas. Creció en el territorio de Masi-Manimba en la República Democrática del Congo, en su ciudad natal de Saka. Su padre trabajaba en una empresa de la ciudad y su madre era trabajadora doméstica. De niña, Angélique estudió en una escuela católica y logró terminar su bachillerato con una especialización en Comercio y Administración. Después de obtener su diploma de estudios secundarios, se casó y tuvo tres hijos, dos varones y una hija. Sin embargo, poco después se divorció.

Como joven madre soltera con tres hijos, Angélique decidió venir a la capital de Kinshasa para buscar trabajo y fue contratada por una empresa dedicada al transporte marítimo. Al mismo tiempo, se matriculó en la universidad para estudiar Ciencias Comerciales y de la Administración, especializándose en contabilidad, en el Institut Superior de Commerce de Kinshasa.

Atestiguando su determinación y ética laboral, Angélique terminó su curso en cuatro años mientras trabajaba y cuidaba a sus hijos. Recuerda lo ocupada que estaba su agenda en ese momento: “Iba a trabajar por la mañana. A las 4 de la tarde, iba al Instituto para las clases. Terminaba la escuela a las 8 de la noche y luego me iba a casa”. A pesar de hacer malabarismos con varias responsabilidades al mismo tiempo, Angélique terminó su carrera con honores.

Al mismo tiempo, comenzó a involucrarse en el movimiento sindical y se convirtió en miembro de la Confederación Sindical del Congo (Confédération Syndical du Congo – CSC). Después de unos años, fue elegida delegada sindical en la empresa para la que trabajaba. Los otros cuatro delegados también eran mujeres. Posteriormente, su trabajo fue reconocido por CSC y se convirtió en Oficial Permanente del Departamento de la Mujer de la ciudad de Kinshasa.

Continuó evolucionando como una joven líder sindical y comenzó a representar a la CSC a nivel internacional. En 1996, fue elegida miembro de la Comisión de Mujeres de la Organization Démocratique Syndicale des Travailleurs Africains – ODSTA, una alianza panafricana de sindicatos. En 1998, también fue elegida miembro del Consejo General y del Comité Ejecutivo de la Confederación Mundial del Trabajo – CMT. Según Angélique, su meteórico ascenso se debió en parte a la ausencia de otras mujeres líderes en ese momento. “No había suficientes mujeres en el sindicato que avanzaran para llegar a esos puestos”, explica.

Cada año asistía a la Conferencia Internacional del Trabajo en Ginebra como representante de una de estas organizaciones. Allí, comenzó a darse cuenta de las frecuentes demandas para organizar a los trabajadores de la economía informal e involucrarlos en el movimiento laboral.

Angélique Kipulu Katani

Organización de las trabajadoras de la economía informal y la llegada a StreetNet

En 2006, Angélique era vicepresidenta de la CSC. Se le encomendó la gestión financiera de la confederación sindical y también fue responsable del Departamento de la Mujer. Las demandas de ODSTA a nivel regional para organizar a los trabajadores de la economía informal fueron creciendo, por lo que Angélique decidió tomar medidas “Comencé a ir a los mercados y contactar a las vendedoras ambulantes para poder organizarnos. Hablaba con ellas, les explicaba el trabajo de los sindicatos y las invitaba a trabajar juntas”, recuerda.

Ese mismo año, ODSTA le otorgó un presupuesto de 4,000 USD para organizar una actividad para mujeres trabajadoras de la economía informal y explicar por qué los sindicatos estaban interesados en trabajar con ellas. Por ello, organizó una actividad para 30 mujeres de diferentes mercados. Tras la actividad, redactaron un plan de trabajo conjunto con todas aquellas mujeres de diferentes sectores. “Sí, todas son vendedoras”, explica Angélique, “pero enfocadas en diferentes tipos de productos”.

Al mismo tiempo, Angélique también había trabajado como defensora de los derechos de la mujer. En 1999, junto con otras compañeras, fundó la Liga por los Derechos de las Mujeres Congoleñas (Ligue des Droits des Femmes Congolaise – LDFC), una organización centrada en los derechos de la mujer que era independiente de la CSC. Debido a su papel como organizadora de trabajadoras de la economía informal, estas comenzaron a convertirse en el foco principal de la LDFC.

“Defendemos a las mujeres de la economía informal en nuestra estructura, porque pensamos que estas mujeres están en una posición indefensa”, explica “Más del 80% de la economía de nuestro país es informal, y más del 80% de los trabajadores de la economía informal son mujeres. Por eso trabajamos con ellas, por eso las apoyamos”.

En 2007, Angélique asistía a la Conferencia Internacional del Trabajo en Ginebra cuando un compañero de Guinea la invitó a un intercambio con Pat Horn, coordinadora internacional fundadora de StreetNet. Fue entonces cuando surgió la idea de que LDFC se uniera a StreetNet y, a finales de año, LDFC se convirtió oficialmente en una afiliada de StreetNet International.

Como afiliada de StreetNet International, LDFC siempre se ha mantenido activa e involucrada. Juntos, coorganizaron actividades en Congo, y LDFC disfrutó del apoyo financiero y de desarrollo de capacidades de StreetNet. En 2019, Angélique fue elegida miembro-auditora del Comité Ejecutivo en el 6 ° Congreso Internacional de StreetNet.

Defender los derechos de la mujer en el Congo y más allá

Angélique ha sido una firme defensora de los derechos de la mujer durante todos estos años. Además de liderar el LDFC, también es responsable de la Coalición de Mujeres por la Paz y el Desarrollo. Siempre que aboga por los derechos de la mujer y se asegura de centrarse en la precaria situación de las vendedoras ambulantes.

“Los derechos de las mujeres son aplastados en todas partes”, dice. “Con todo lo que pasa en el contexto de la violencia contra las mujeres, especialmente en nuestro país, donde hay guerras y otros problemas, las mujeres son maltratadas todo el tiempo. Las que trabajan en la economía informal, dondequiera que vendan, son empujadas por la policía, por las autoridades municipales … son los derechos de las mujeres los que están siendo pisoteados”.

Debido al incansable activismo de Angélique y sus camaradas, la LDFC es reconocida como una voz líder por los derechos de la mujer en el Congo, trabajando en estrecha colaboración con el Ministerio de Género, Asuntos de la Familia y la Infancia.

La organización también pertenece a varias plataformas internacionales, incluidas WIEGO y FEMNET. Además, LDFC adquirió el estatus consultivo en el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC), lo que le permite a la organización hacer oír su voz en los foros internacionales de derechos humanos de más alto nivel.

Teniendo en cuenta cómo los derechos de las mujeres han guiado la vida de Angélique, no es de extrañar que su consejo para las mujeres jóvenes sea “defender siempre los derechos de las mujeres”. Según explica, estos derechos “son fundamentales para todo. Si somos ignorantes y no comprendemos nada, no podremos defender estos derechos”. Eso es lo que intenta hacer Angélique a través de LDFC, “llevar estos mensajes y este conocimiento a las mujeres. Hacerles saber que, aunque se encuentren en una situación difícil, tienen sus derechos, deben saber defenderse. Y les proporcionamos las herramientas que necesitan para hacerlo y hacer lo que se debe hacer”.

Angélique también entiende que alentar a las mujeres jóvenes a formar parte del movimiento es fundamental. “Donde trabajo, soy la mayor”, afirma. “Animamos a las mujeres jóvenes. Cuando vayamos al trabajo de campo y las mujeres jóvenes vean que estamos trabajando con los jóvenes, se unirán a nosotros más fácilmente para defender sus derechos”.

El trabajo de toda la vida de Angélique ejemplifica cómo los derechos de la mujer y los derechos de los trabajadores de la economía informal están íntimamente interconectados. Es un testimonio de lo que las mujeres pueden lograr cuando se convierten en líderes por derecho propio y de cómo las mujeres líderes pueden ayudar a otras a seguir sus pasos.