¡Conozca a nuestros Jóvenes Reporteros!

StreetNet International ha desarrollado un nuevo proyecto, destinado a movilizar a jóvenes activistas y cerrar la brecha de información entre StreetNet y sus organizaciones afiliadas. “Jóvenes Reporteros en el Sitio” se lanzó oficialmente en junio de 2021, con 11 participantes de diferentes países de afiliadas de SNI. Hasta diciembre de 2021, estos jóvenes reporteros seguirán capacitaciones sobre comunicación e informarán sobre las actividades de los vendedores ambulantes y sus organizaciones.

Un proyecto para el empoderamiento de los jóvenes

En muchos países, los jóvenes educados, creativos y trabajadores enfrentan muchos desafíos cuando intentan ingresar al mercado laboral formal, lo que deja a un gran número de personas sin oportunidades. El desempleo juvenil es un desafío mundial que lleva a muchos jóvenes a trabajar en la economía informal. Muchos de nuestros jóvenes reporteros están actualmente matriculados en la universidad o tienen títulos universitarios, pero la mayoría también tiene experiencia como vendedores ambulantes. Sin embargo, en su mayoría tienen sueños más grandes de hacer la transición a la economía formal, especialmente para trabajar como reporteros y periodistas.

Estos jóvenes tienen un gran potencial y, si se les da la oportunidad, pueden convertirse en defensores de los derechos de los trabajadores de la economía informal. Pero tenemos que empoderarlos: desarrollar sus habilidades, exhibir su trabajo y acercarlos a StreetNet como una alianza global que pueden aprovechar para marcar la diferencia en sus propias comunidades y potencialmente convertirse en grandes líderes por sí mismos e inspirar a otros.

Trabajo en red para la solidaridad mundial

Los vendedores ambulantes jóvenes son un activo para sus organizaciones, pero a menudo están desconectados entre sí. Dado que los jóvenes vendedores ambulantes no suelen ocupar puestos de liderazgo, no tienen las mismas oportunidades de participar en eventos internacionales para fomentar la solidaridad. Es por eso por lo que los proyectos que involucran a jóvenes vendedores ambulantes de varios países son importantes, para que estos jóvenes comprendan que hay muchos otros como ellos y que pueden trabajar juntos, ahora y con suerte en el futuro.

Las alianzas globales de trabajadores de la economía informal, como StreetNet, tienen como objetivo fomentar la solidaridad global. Y eso es exactamente lo que esperamos lograr con el proyecto Jóvenes Reporteros.

Cerrando la brecha de información

Como organización global, StreetNet está presente en más de cincuenta países. Esto significa que es un desafío recopilar información en vivo, historias, videos de calidad e imágenes de todas las regiones y países de manera regular. Muchas de nuestras afiliadas también luchan por tener una persona designada responsable de la comunicación; a menudo, otros problemas urgentes tienen prioridad. Sin embargo, la comunicación es clave para movilizar a los trabajadores, combatir el estigma contra los vendedores ambulantes, presionar a los tomadores de decisiones y crear conciencia sobre los problemas que enfrentan los trabajadores de la economía informal.

Por lo tanto, capacitando a los jóvenes miembros de nuestras organizaciones afiliadas, podemos llevar su comunicación a un nivel más profesional. También podremos tener un grupo comprometido de defensores en quien confiar siempre que necesitemos materiales de comunicación o información relacionada con la situación en un país o región determinados.

Esta estrategia favorece a StreetNet como organización global, pero también contribuye al desarrollo de capacidades de nuestras afiliadas.

Comunicación para el cambio social

Este proyecto no solo dotará a los participantes de habilidades comunicativas, como saber tomar una fotografía o contar una historia. Lo hará con un enfoque en fomentar el cambio social. Eso significa conocer muchas otras cuestiones, como cómo utilizar las historias con fines de promoción y ser consciente de las cuestiones éticas en la representación visual de los vendedores ambulantes. También significa aprender a usar la comunicación para influir y cambiar la vida de las personas de una manera respetuosa, atractiva y participativa.

En palabras de nuestra Coordinadora Internacional, Oksana Abboud,

“La juventud es un detonante de cambio en la sociedad, por eso el enfoque y la inversión en la juventud serán siempre una prioridad en la estrategia de desarrollo y sostenibilidad de StreetNet. El Proyecto de Jóvenes Reporteros es una gran iniciativa para promover la participación de los jóvenes entre las afiliadas de StreetNet a través del desarrollo de capacidades y empoderándolos para convertirse en futuros líderes de sus organizaciones y comunidades”.

¿Quiénes son nuestros Jóvenes Reporteros?

¡Haga clic en las imágenes a continuación para conocer a nuestros Jóvenes Reporteros! Su primera tarea es contarnos un poco sobre ellos mismos, por qué se convirtieron en defensores de los derechos de los vendedores ambulantes y por qué eligieron la comunicación como herramienta:

Denis Kalungi (UMAEU – Uganda)

Mi nombre es Denis Kalungi. Mi nacionalidad es Uganda y tengo 34 años. Nací en un pueblo llamado Lugazi. Mis padres trabajaban en la azucarera de Lugazi. Eso me dio la oportunidad de conocer y hacerme amigo del Sr. Mehta, el dueño de la corporación azucarera de Uganda. Me introdujo al golf y mientras viví allí, tuve la oportunidad de convertirme en un buen golfista porque el Sr. Mehta es dueño de un club de golf.

Al emerger como un buen golfista, el Sr. Mehta tuvo que pagar la matrícula de mi licenciatura en tecnología de la información en la Universidad Internacional de Kampa. Cuatro años después de mi graduación, comencé a trabajar en Banda Market, que se encuentra en Kampala, la capital de Uganda.

Trabajé en el mercado como vendedor para obtener ingresos. Allí, me enteré de una reunión del Sindicato de Empleados Aliados y Mercados de Uganda (UMAEU). Grabé la fecha programada y asistí a la reunión. A pesar de todos los problemas que se plantearon, logré ofrecerles un camino a seguir. Esto me dio una cálida bienvenida por parte del Secretario General de la UMAEU, porque había conocido a una persona comprometida.

Esto sucedió en un momento en el que estaban a punto de cerrar la elección de los próximos miembros del Ejecutivo. Se sugirió mi nombre y la gente votó por mí como Subsecretario de Investigación. Esto me ayudó a comprender la justicia social, los derechos humanos y de los trabajadores y el sindicalismo dentro y fuera de Uganda. También me motivó a redactar el plan estratégico de la UMAEU, que aún no se ha implementado por falta de fondos.

Dado que actualmente soy pastor de muchos grupos de la confraternidad cristiana de Kireka y un maestro global y escritor del mensaje de Dios (en https://awakeningsaints.org), me sentí responsable de tener un impacto económico y social en la vida de las personas.

Como la economía informal es mi origen, encuentro que la comunicación es una gran herramienta para los vendedores ambulantes y los trabajadores de la economía informal porque yo soy uno de ellos. Hemos tenido dificultades para presentar desafíos y, a veces, incluso cuando tenemos la oportunidad de hacerlo, no sabemos cómo hacerlo. Hoy, considero importante crear una red global en todo el mundo y movilizar a los activistas más jóvenes que han sido estigmatizados durante tanto tiempo, con la esperanza de que este ES el momento de la movilización y de cerrar la brecha de información entre los proveedores de nuestro sindicato y StreetNet a través de narración, recopilación de datos y redacción de artículos. Bendiciones.

Djenabou Sow (CNTG – Guinea)

Mi nombre es Djenabou Sow y tengo 20 años. Soy activista, feminista y vengo de Guinea-Conakry.

El sector informal es rechazado por el sector formal, que lo ve con sospecha, porque no paga impuestos y, por lo tanto, puede vender a un costo menor. Es un sector donde el Estado no controla las actividades de su gente, donde no existen medidas de apoyo, ni asistencia, ni lineamientos legales y organizativos del Estado. Hoy en día, la economía informal es una actividad ligada a todos: inmigrantes, desempleados, niños con familia y niños abandonados, y de mujeres que tienen responsabilidades familiares y que luchan todos los días por sobrevivir. Solo están tratando de pasar el día. No están cubiertos por el fondo nacional de seguridad social. Sin embargo, este sector se ha convertido en una preocupación para la mayoría de la población.

La comunicación está vinculada a cualquier desarrollo económico, social y cultural que afecta a todas las actividades generadoras de ingresos. La comunicación puede utilizar varios canales: edición y difusión de videos, realización de entrevistas, toma de fotografías, publicación de revistas, publicación y uso compartido en redes sociales (Facebook, Twitter, LinkedIn e Instagram), que pueden sumergir a las personas y afectar su realidad. Sin embargo, la comunicación no está reservada solo para los sectores formales. También puede ser útil para la economía informal, especialmente en África. Pero la mayor parte de la comunicación se centró en los países desarrollados y el sector formal. También deberíamos aprovecharlo para apoyar las actividades empresariales informales.

Mis habilidades son diversas: realicé diferentes tareas que me llevaron a ser polivalente. Mi educación formal en filosofía económica, manejo de redes sociales y redacción y recopilación de información.

Edna Sibanda (SAITA – Sudáfrica)

Mi nombre es Edna Sibanda y tengo 21 años. Soy de Sudáfrica, de la capital del noroeste llamada Mahikeng. Soy una comerciante informal, aspirante a ser emprendedora y periodista de televisión. Soy miembro de la South African Informal Traders Alliance (SAITA), que es una afiliada de StreetNet International.

Los comerciantes informales se enfrentan a muchos desafíos a diario. No tener una defensa adecuada para ellos no ayuda en ninguna de sus luchas. Ser yo mismo un comerciante informal es una de las razones por las que me preocupo tanto por los derechos de los comerciantes informales. Una de las principales razones por las que es tan importante defender nuestros derechos es porque los municipios locales han estado desarrollando estatutos o políticas que tenían la intención de facilitar el comercio, pero estas políticas a lo largo de los años han demostrado ser nulas y sin efecto.

Elegí la comunicación como una herramienta para defender los derechos de los trabajadores de la economía informal porque es la forma más rápida y eficiente de hacer llegar la información a todo el mundo. Las redes sociales han sido la herramienta de comunicación más accesible en los últimos años y han sido confiables para generar retroalimentación en poco tiempo. Esto demuestra que la comunicación es la mejor manera de defender los derechos de las comunidades de trabajadores de la economía informal.

He logrado muchas cosas desde que me uní a la comunidad informal y he desarrollado muchas habilidades en poco tiempo. Comenzar mi propio negocio a la edad de 17 años ha sido mi mayor logro, algo que me hace orgullosa.

Dorcas Rachetée Ishimwe (SYTRIECI – Ruanda)

Soy Dorcas Rachetée Ishimwe, de Ruanda, y tengo 21 años. Me apasiona defender a las personas y la comunicación en general. Es por eso que actualmente estoy cursando una licenciatura en medios de comunicación.

Trabajo como Oficial de Comunicación en una organización llamada SYTRIECI, que está afiliada a StreetNet International. Comencé a trabajar para esta organización cuando tenía 18 años, y fue de gran ayuda para mí mientras seguía mis estudios de comunicación. He aprendido mucho durante estos casi cuatro años que he pasado con SYTRIECI y ahora puedo decir que defender los derechos humanos es una gran parte de mi vida.

Crecí en Kigali, la capital de Ruanda, con mis tres hermanos menores y mis padres. Me encanta la fotografía, escribir y leer en mi tiempo libre. Sorprendentemente, hago todo eso mientras escucho música. También me encanta viajar, aunque no he podido hacerlo tanto como quería debido al COVID-19. Con suerte esto terminará pronto.Recientemente fui seleccionada para ser uno de los Jóvenes Reporteros Internacionales de StreetNet y estoy muy emocionada por esta nueva oportunidad. ¡Les deseo a todos una gran y saludable vida por delante!

João Lucas Gama (UNICAB – Brasil)

Es un gusto conocerte. ¡Soy João Lucas Gama! Crecí en un lugar llamado Camaragibe, en las afueras de Recife (donde vivo actualmente). Creo que nadie se vuelve si mismo solo, así que para hablarte de mí, primero necesito hablar de otras personas.

Soy hijo de una mujer llamada Ywanoska, un nombre de origen ruso en tierras latinoamericanas y que, por sí solo, daría lugar a una excelente novela de realismo mágico. Maestra muy influenciada por las ideas de Paulo Freire, buscó practicar una educación libertaria y socialmente comprometida. Apasionada de la literatura y el arte de contar cuentos, acabó dándome el hábito de la lectura y, gracias a ella, empecé a crear mis propias tramas.

Recuerdo que, en sus días libres, cuando íbamos a la playa o al parque, se sentaba durante horas, siempre mirándonos, mientras hojeaba libros y revistas que no podía leer durante las semanas ocupadas. En esos momentos la miraba de lejos y pensaba: “algún día le escribiré cuentos, para que pueda leer cuando ya no tenga que trabajar”.

Pasaron los años y pude estudiar periodismo. Durante mis estudios, me involucré en el activismo político a mediados de 2013, cuando Brasil se preparaba para albergar la Copa del Mundo. En ese momento, varios movimientos comenzaron a surgir y/o ganar notoriedad en Recife, estableciendo el Derecho a la Ciudad y proponiendo reestablecer el espacio urbano. Entre ellos, uno en particular me llamó la atención: el Sindicato de Trabajadores Informales de Recife (SINTRACI).

Su forma de organización independiente fue, para mí, una experiencia transformadora, ya que parecía presagiar una nueva vanguardia laboral que se alejó de las prácticas enyesadas y fisiológicas adoptadas por las estructuras sindicales convencionales en Brasil, al tiempo que expandía la comprensión de la “clase trabajadora”, haciéndola más heterogénea y destacando la necesidad de reconstrucción y humanización de nuestras ciudades.

Fue a través de amigos y compañeros activistas que pude conocer a algunos de los líderes de este movimiento, que rápidamente se hicieron buenos amigos y, sobre todo, referentes en la lucha. Juntos desarrollamos (sin experiencia y sin recursos) una pequeña serie en línea titulada “Fala Informal” (“Platicas informales”), donde los trabajadores de la economía informal hablaban de sus vidas, impactados por las desigualdades sociales, los prejuicios, la violencia policial y la negación de los derechos humanos y constitucionales – algo que llegué a llamar la “existencia informal”.

Desde entonces, no me he separado de las luchas de los vendedores ambulantes, que comencé a seguir más de cerca, en actos de calle y asistiendo en la comunicación de UNICAB. Cada vez me queda más claro que el periodismo y la comunicación son campos fundamentales de disputa sobre ideas y transformación social que deben ser ocupados por los trabajadores, reflejando sus necesidades de manera inclusiva y radicalmente democrática.

Personalmente, nunca aprendí a hacer grandes cosas, aparte de escribir y contar historias. Hoy veo que las únicas que valen la pena son las que desestabilizan el orden establecido. Ya no sueño con escribir para profesores jubilados, sino con ayudar a las personas a contar sus propias historias, con el fin de crear narrativas colectivas y nuevas posibilidades de vida.

Nancy Likiripa (ZCIEA – Zimbabue)

Mi nombre es Nancy Likiripa, soy de Zimbabue y tengo 25 años. Actualmente estoy cursando una licenciatura en Estudios del Desarrollo. También tengo muchas ganas de estudiar un Máster en Medios y Comunicación. Como miembro de ZCIEA, StreetNet International me seleccionó como Joven Reportera.

Me he dado cuenta de que en mi país muchos jóvenes se dedican al comercio informal. También soy vendedora ambulante. Me apasionan los trabajadores, nuestra seguridad y los derechos de los vendedores ambulantes. La situación actual provocó una escalada de violaciones en nuestro lugar de trabajo. Me he dado cuenta de que explicamos mejor nuestra situación cuando lo hacemos con nuestras propias narrativas. Ser víctima de la violencia en nuestros espacios de mercado me motivó a compartir nuestras historias como arma para amplificar nuestra voz.

Ahora soy una informante respecto a los derechos de los comerciantes informales, y he logrado involucrar a las autoridades locales para mejorar los mercados. También me dedico al periodismo ciudadano para crear pruebas suficientes para que nuestras voces sean escuchadas.

Parvin Alizade (Región de Europa del Este y Asia Central)

Mi nombre es Parvin Alizadeh. Trabajé como maestra durante mucho tiempo. Después de solicitar un trabajo en Xhidmat-Ish, me enteré de la organización StreetNet. Me sorprendió gratamente que exista tal organización. También me alegré de que Azerbaiyán y nuestra organización Xhidmat-Ish sean miembros de esta organización. Creo que, en Azerbaiyán, los derechos de los vendedores ambulantes deben protegerse, ya que la cantidad de vendedores en nuestro país siempre ha sido alta. Ellos venden, en su mayoría, productos rurales, verduras y frutas, principalmente en las calles de la ciudad, y siempre pensé que se debían proteger sus derechos.

Incluso cuando era niña, mirando a los vendedores ambulantes, sentía una gran compasión. En los días fríos, cuando la gente común trabaja en oficinas y después de que se apresuran a ir a sus cálidos hogares, los vendedores ambulantes tienen que soportar el viento y el frío. Cabe recordar que en Bakú, las temperaturas invernales pueden llegar a 1Cº, además, Bakú también es llamada la “ciudad de los vientos”, que en promedio es de 6,7 metros por segundo, a veces llega hasta a 30-40 metros por segundo. Cada vez que corría a casa desde la escuela, los miraba y sentía compasión, a veces me detenía a comprar algo, sabiendo que la necesidad los hacía soportar el frio y el viento.

Además, estas personas se ven privadas de las provisiones básica de las necesidades humanas. No pueden comer normalmente, se ven obligados a beber y comer en la calle, la mayoría hambrientos. También es difícil para ellos en verano, ya que la temperatura en Bakú alcanza los +42 en verano. Los vendedores ambulantes, a pesar de la posibilidad de insolación, también venden en la calle. En el verano, puede ver a estos vendedores ambulantes en las carreteras de camino a las regiones de Azerbaiyán. Estas escenas son familiares para todos los azerbaiyanos e invitados de la ciudad y el país. Y como toda persona humana se pone en su puesto, asumiendo su rol.

Mucha gente entiende que este oficio es el único ingreso de una persona y, por tanto, de la familia en su conjunto. Al ver su condición, siempre pensé que necesitaban apoyo, pero mi apoyo hasta ahora consistía solo en comprar sus bienes, no podía pasar por una abuela que vende baratijas o algo así sin comprar algo. He visto hombres altos y majestuosos que comercian en la calle y te miran pidiendo limosna, que me compran algo. Siempre he tratado a estas personas con respeto, no roban, no mendigan, venden sus productos donde pueden, aunque a veces toleran a diferentes personas. Como si lo sintiéramos, pero no todas las personas los tratan con compasión, a veces la policía, cumpliendo con sus deberes, les pide que abandonen los lugares de comercio. Me alegra mucho que hoy, a través de su organización, tuve la oportunidad de ayudarlos no solo de manera pasiva, sino al menos, de alguna manera participar en el proceso de mejora de su condición.

Me gustaría que también se unieran en grupos, por ejemplo: vendedores de abarrotes, vendedores de verduras, etc. Esto nos ayudaría a escuchar sus problemas, y en el futuro involucrar a las autoridades y municipios locales, organizando diálogos de dos o tres lados. Realmente espero que si nosotros, incluido yo, podamos mejorar su condición en al menos un 1%, me consideraré un poco más feliz. Estoy muy contenta de unirme a StreetNet y realmente espero que podamos dar al menos algunos pasos y con esfuerzos conjuntos podamos lograr alguna mejora en la condición de los vendedores ambulantes no solo en Azerbaiyán sino también en otros países.

Stanley Diaz (FESTIVES – El Salvador)

Mi nombre es Stanley Diaz y soy de El Salvador, un país ubicado en Centro América.

Los derechos de los venderos ambulantes y trabajadores de la economía informal son una prioridad para mi dado que es uno de los pilares económicos de la gente mas pobre en el país y por consiguiente es la que necesita recurrir al sector informal para poder subsistir. Es una lucha en la que estaremos hasta poder lograr una vida digna para el sector informal y una ley que proteja al trabajador de la economía informal.

Elegí invertir y pertenecer al equipo de comunicación para que se pueda brindar al país y al mundo una percepción de lo que es trabajar en la economía informal a través de fotos, videos y entrevistas y que se tenga un pensamiento más consiente sobre el sacrificio que se hace día con día.

Plamedie Kingualu Mavivana (LDFC – República Democrática del Congo)

Como trabajadora de la economía informal, me preocupan los derechos de los vendedores ambulantes y los trabajadores de la economía informal porque la supervivencia del 90% de los hogares en la República Democrática del Congo depende de la economía informal, que les permite pagar la escolarización de los niños y los alquileres. y salud de la familia.

Mi objetivo en esta capacitación es promover el acceso de los trabajadores “invisibles”, como los vendedores ambulantes, a una cobertura de salud, porque están expuestos a accidentes.

Elegí la comunicación como otra forma de defender el derecho de los vendedores ambulantes y los trabajadores de la economía informal, porque la comunicación es un medio para defender nuestras ideas. Podemos entrar en contacto con el mundo y reclamar los derechos de los vendedores ambulantes, porque los medios de comunicación son la cuarta potencia de un país.

Al elegir la comunicación como otra defensa de los derechos de los vendedores ambulantes y trabajadores de la economía informal, esa comunicación es un medio por el cual podemos expresar nuestras ideas para entrar en contacto con el mundo para reclamar los derechos de los vendedores porque la comunicación es el 4to poder de un país.

Gracias a la comunicación podemos transmitir información y capacitar a los vendedores ambulantes sobre cómo promover su trabajo invisible a través de herramientas de comunicación. La comunicación nos ayuda a llegar a los clientes para combatir la disminución de las ganancias; nos permite conectarnos con el público instantáneamente.

Uthman Kaisi (MUFIS – Malaui)

Mi nombre es Uthman Kaisi y nací en las afueras de la ciudad de Blantyre en agosto de 1999. Soy el más joven de una familia de ocho, de los cuales conozco a seis. He residido la mayor parte de mi vida en el pueblo de Sigerege. Diferentes circunstancias en mi vida me llevaron a este camino en el que me encuentro.

Crecí en una familia en la que el sostén de la familia, mi padre, trabajaba en una empresa en el centro de la ciudad. El dinero que gana mensualmente ni siquiera alcanza para pagar la matrícula escolar de todos nosotros. ¿Qué pasa con las necesidades básicas? Esta vida le causó mucho estrés a mi padre y a toda la familia. Recuerdo que mi madre solía hornear pasteles africanos. también conocido como Zigumu en el idioma local, para ayudar a mantener a la familia. Terminé mi escuela primaria sin muchos problemas económicos, ya que requería una pequeña cantidad de dinero y mi buen desempeño en la escuela me permitió acceder a otras cosas incluyendo cuadernos.

A pesar de mis visiones de futuro y las buenas intenciones de cursar estudios secundarios, muchas circunstancias influyeron en mi camino. Estaba devastado por no poder hacer realidad mis sueños. Todo lo que necesitaba era completar la educación secundaria y convertirme en parte del Cuarto Estado, los medios de comunicación. Como mi sueño era ser periodista, leía muchos artículos diferentes siempre que podía. Pero, sobre todo, solía escuchar la radio porque teníamos una en nuestra casa. Una historia sobre un vagabundo, un pícaro y un vendedor que provocó un cambio en la ley me animó a perseguir mi sueño.

Pensé que yo mismo tenía la posibilidad de cambiar y hacer visibles los derechos de la economía informal. La economía informal contribuye en gran medida al desarrollo del país, y siempre es subestimada, a pesar de que atienden las necesidades de un gran número de clientes de una clase de ingresos bajos y medios y contribuyen significativamente a la economía. Muchos de ellos también generan ingresos para las ciudades a través del pago de permisos y tarifas y otros tipos de impuestos.

A través de mi experiencia sobre cómo se ve la economía informal, pensé en cómo defender a los trabajadores de la economía informal. Mucha gente no sabe cómo la economía informal es importante para toda la economía. Lo que necesitan es que se les dé ese conocimiento. Por lo tanto, la comunicación es la mejor manera de defender a los trabajadores de la economía informal contra las malas prácticas y educar a las personas para que puedan comprender mejor los problemas.

Siempre soñé con ser un profesional en los medios. Aunque he pasado por muchas dificultades, afortunadamente me encontré en la educación terciaria donde estoy estudiando lo que siempre quise. Esta es también una oportunidad para cumplir lo que soñé: educación cívica y cambiar la mentalidad de las personas a través de los medios.

Pearl Lawrence (KTB – Lesoto)

Una perla es una joya de naturaleza misteriosa, escondida y oculta. Crecí con esos rasgos; donde estaba tan asustada de revelarme y ser escuchada. Sin embargo, la misma vida me enseñó a expresar mis preocupaciones y a no permitirme ser domesticada. Una cosa que aprendí es que las perlas nunca fueron hechas para esconderse, existen en tal profundidad que solo esperan ser descubiertas.

Además, he estado expuesta a la información de lo que sucede en el mundo desde muy joven. Al tener un padre periodista y una madre que trabajaba para el banco nacional, en nuestra casa se hacía énfasis en conocer lo que pasaba en el mundo y los problemas actuales. La casa estaba llena de libros sobre líderes políticos y literatura africana para periódicos y para una persona curiosa como yo. No podía esperar para explorar, aprender y hacer mil preguntas. Sin saber que llegaría a ser una entusiasta de la macroeconomía.

Tengo una licenciatura (con honores) en Negocios Internacionales de la Limkokwing University of Creative Technology y fui embajadora estudiantil. Trabajé en la institución durante tres años y aprendí que el liderazgo no solo implica ocupar un puesto más alto, sino lo más importante, servir a la gente. Este se convirtió en el motivo predominante detrás de mi trayectoria profesional y de liderazgo y me enseñó a ser humilde. Esto me ayudó con las competencias básicas de funcionar bajo presión, ser más confiable y responsable, adelantarme a las situaciones y pronosticarlas adecuadamente.

Como académica, me va bien con oportunidades de investigación independientes, como mi tesis de último año, que se centró en el impacto socioeconómico de la mina de diamantes Letseng en las comunidades locales de Mokhotlong. La investigación me llevo a ejecutar grandes habilidades analíticas, investigativas y de pensamiento crítico. Además, pude establecer un movimiento llamado She’s Outta Your League (SOYL) que se centra en uno de los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU sobre el empoderamiento de la mujer. Su objetivo es darles una plataforma para expresar sus preocupaciones sociales y erradicar el hecho de que el chovinismo social los domestique a través del activismo. En el trato, aborda el empoderamiento de una manera única que lleva a las mujeres a la independencia financiera a través de programas de mentores comerciales y de salud financiera.

A través de esto, pude iniciar mi negocio de productos de belleza, Tupperware, como comerciante informal y pude experimentar los desafíos y desigualdades que enfrentan en el país. Con la oportunidad de representar a StreetNet, dedicaré mi experiencia a asegurar una economía enriquecida en Lesotho y tengo la intención de desarrollar redes mundiales mediante la participación activa en los programas necesarios para mi contribución al desarrollo de Lesotho en el futuro. Además, mi objetivo es dedicarme al país y a Khathang Tema Basotho (KTB) en relación con el comercio informal e involucrarme en la negociación y reforma de las políticas de los vendedores ambulantes, asegurando el desarrollo económico y el crecimiento con el fin de garantizar la inclusión, mejorar los estándares de de Basotho, erradicar la pobreza y la inestabilidad en Lesotho y África en general.