Trabajadores que Inspiran: Jamaladdin Ismayilov

Jamaladdin Ismayilov, también conocido como Jamal, es el actual Secretario Internacional de StreetNet. Desde su juventud como trabajador de la economía informal hasta convertirse en sindicalista que defiende los derechos de los vendedores ambulantes y de mercado, Jamal siempre ha sido un devoto hombre de familia con una sólida ética laboral.

Un joven comerciante adicto a la venta de agua.

Jamal nació en una aldea montañosa de Slavyanka, en Azerbaiyán, junto con un hermano gemelo idéntico, Fakhraddin. Pasó su infancia en esta región con sus padres, su hermano gemelo y dos hermanas, asistiendo a una escuela rural y dedicándose al pastoreo de ganado y la agricultura. Aunque las condiciones eran duras y su familia era pobre, Jamal atesora los recuerdos de su infancia y habla de ellos con cariño. “Recuerdo especialmente los paseos con mis amigos por nuestras hermosas montañas”, dice, “Es interesante que a pesar de que vivíamos muy mal, éramos felices y amistosos”.

Era común que los niños ayudaran a sus padres a ganarse la vida. Jamal ayudó a sus padres a plantar y cosechar papas. “Éramos una familia y estábamos obligados a ayudar a nuestros padres en todo”, explica. El padre de Jamal trabajaba como comerciante. Cuando llegó el momento, Jamal y su hermano se unieron a él y también se convirtieron en vendedores. Todos los días, después de la escuela, Jamal iba al mercado y trabajaba con su padre. Fue durante este tiempo que se volvió, según sus propias palabras, adicto a la venta de agua.

“Déjame explicarte”, dice: “a dos kilómetros de nuestro pueblo, brotó agua con gas de debajo del suelo. Esta es una vista hermosa, que todo el mundo llamaba Narzan y todavía se llama así hoy. Entonces, vi que a muchas personas del pueblo les encantaba beber esta agua y decidí ir a esta fuente por la mañana y recoger decenas de botellas de agua. ¡Los traje al pueblo y vendí esta agua de manantial (que estaba muy fría) por 10-15 kopeks el litro!”

Al trabajar en el mercado, la familia logró ahorrar dinero para ropa, suministros para el hogar y para la construcción de una nueva casa. Cuando Jamal tenía quince años, él y su familia lograron construir una nueva casa de cinco habitaciones con su propio trabajo y todo el dinero que habían logrado ahorrar como vendedores en el mercado.

Una vez que Jamal y su hermano terminaron la escuela, su padre le dio a cada uno 120 rublos y les dio una advertencia y un estímulo: “No hay más dinero. Independientemente de lo que quiera hacer, intenten ingresar a una institución de educación superior y obtengan una educación. Si no lo hacen, entonces la culpa será de ustedes: pastorearán ovejas en el pueblo”.

Jamal y su hermano siguieron el consejo de su padre. Junto con otros cinco jóvenes de la aldea, dejaron su casa y se dirigieron a la ciudad de Jarkov, Ucrania. Como explica Jamal, Jarkov era la ciudad con el mayor número de universidades de la URSS, con hasta 23 institutos de educación superior.

Jamal y su familia

Haciendo una vida para él y su familia

Tanto Jamal como su hermano se matricularon en el Instituto de Ingeniería Civil de Jarkov. Jamal confiesa que recibió un poco de ayuda de su hermano para el examen de matemáticas; de hecho, Fakhraddin, siendo su gemelo indistinguible, ocupó el lugar de Jamal durante el examen escrito y oral. “Es un buen tipo, sacó buenas notas”, dice Jamal, “¡pero cuando hizo su propio examen, sacó peores notas!”.

Jamal obtuvo una licenciatura en Ingeniería Civil Industrial y se convirtió en un especialista certificado. Fue enviado a trabajar en Ural’sk, una ciudad en la región noroeste de Kazajstán. Durante su carrera, evolucionó de capataz a ingeniero jefe, a jefe de departamento y a organizador responsable del Comité Regional del Komsomol para equipos de construcción de estudiantes. Durante este período, Jamal también fue instructor del Comité del Partido de la Ciudad.

Luego, su carrera fue interrumpida brevemente por el servicio militar. Durante un tiempo, Jamal sirvió en el ejército soviético como oficial. Después, volvió a trabajar como instructor del Comité de la Ciudad del Partido Comunista y asistente del Presidente del Comité Ejecutivo de la Ciudad.

Jamal regresó a su país natal de Azerbaiyán en 1987. Desde 1992, ha estado trabajando para un sindicato y está orgulloso de lo que ha logrado, especialmente de su familia. “Tengo una familia maravillosa. Tengo dos hijas y un hijo. Ambas hijas son cirujanos y mi hijo estudia en un instituto y trabaja como gerente en una empresa extranjera”, agrega.

Llegada a StreetNet International y la defensa de los vendedores ambulantes

Jamal con los líderes y miembros del personal de StreetNet

Aunque uno de sus primeros trabajos cuando era joven fue ser comerciante de mercado, Jamal solo conoció StreetNet International en el año 2011, a través de Pat Horn, coordinadora internacional fundador y actual asesora principal de la organización. Pat estaba organizando un evento sobre la economía informal en Tbilisi, Georgia, y fue a través de ese evento que Jamal descubrió las actividades de la StreetNet. Después de cierto tiempo, Xhidmat-ISH, o la Federación de Sindicatos de Azerbaiyán, se convirtió en afiliada de StreetNet en 2012.

Sin embargo, Jamal parece haber entendido el impacto de StreetNet International solo después de asistir al Congreso Internacional en Chile, 2013. “Nos dimos cuenta de la importancia de esta organización en la vida de los vendedores ambulantes y de mercado, especialmente aquellos que trabajan en la economía informal”, dice Jamal. “Cuando nos unimos a StreetNet y estudiamos profundamente la experiencia de otros países, nos dimos cuenta de que también tenemos muchos problemas con la humillación y la violencia hacia los vendedores ambulantes. No es raro que sean expulsados ​​de los lugares de comercio, sus mercancías sean destruidas, etc. Todo esto instó a Xhidmat-ISH a librar una lucha más determinada por los derechos de los vendedores ambulantes y de mercado”.

Una imagen que impresionó a Jamal y lo ayudó a comprender lo difícil que era la situación de los vendedores ambulantes en su región fue verlos vendiendo su mercancía bajo la lluvia, sin las condiciones adecuadas para trabajar. Jamal, junto con sus compañeros, decidió actuar.

Se dirigieron a la municipalidad local para abogar por condiciones básicas que pudieran respetar la dignidad de estos trabajadores. “Sorprendentemente, nuestra persistencia nos llevó a la acción”, dice Jamal con orgullo, “y en un mes se construyó un cobertizo y un baño para estos vendedores del mercado”. Luego, invirtieron en la colocación de vendedores ambulantes en los mercados de algunas regiones de Azerbaiyán, lo que les permitió trabajar en pie de igualdad con otros comerciantes.

Asesoramiento y promoción de la defensa de los derechos de los vendedores ambulantes

Desde que era un niño, Jamal siempre se ha preocupado por la familia. Por lo tanto, no es de extrañar que aconseje a los vendedores ambulantes jóvenes y a los servidores públicos locales que tienen contacto con los vendedores ambulantes en su trabajo, que “no olviden nunca, en ninguna circunstancia, que todo vendedor tiene la responsabilidad de proporcionar alimentos a sus hijos y a su familia”. Jamal anima a los jóvenes vendedores ambulantes a ser “misericordiosos y respetuosos, y a ¡luchar por sus derechos sin humillaciones e insultos”!

Para Jamal, la sensibilización es la clave para defender los derechos de los vendedores ambulantes. Como él mismo afirma, se necesita más “trabajo de activismo para informar a la comunidad internacional y a las organizaciones relevantes sobre la triste y espantosa situación de los vendedores ambulantes y de mercado, y sobre su importancia en nuestra vida”. Resolver los problemas de los vendedores ambulantes, explica, es un paso importante hacia la lucha contra la pobreza y el hambre a nivel mundial.

Cuando Jamal era un niño en el pueblo, recuerda mirar las estrellas y pensar en viajar por el mundo: “Cuando vi un avión volando en el cielo, siempre pensé si alguna vez tendría la suerte de volar en un avión, ¿y aun más tan lejos?”. Sin duda, ese joven estaría encantado de saber cuánto ha viajado Jamal y cuánto ha logrado.