Trabajadoras que Inspiran: Jeanette Nyiramasengesho

Por StreetNet Media
20 de septiembre, 2021
Compartir
Imprimir

Jeanette Nyiramasengesho es la presidenta de SYTRIECI, un sindicato de trabajadores de la economía informal en Ruanda. Desde su infancia, Jeanette ha dedicado su vida a la construcción de la solidaridad y fue una organizadora pionera de los trabajadores de la economía informal en su país. Actualmente es miembro del Consejo Internacional de StreetNet dedicado al liderazgo de las mujeres y alienta encarecidamente a los jóvenes a involucrarse más en la lucha colectiva por los derechos de los vendedores ambulantes.

Creció aprendiendo sobre la solidaridad

Jeanette vive en Kigali, la capital de Ruanda, con sus cuatro hijos, tres varones y una hija, y su esposo. Tiene 42 años y una trayectoria impresionante como defensora de los derechos de los trabajadores de la economía informal.

Jeanette es la segunda hija mayor de su familia, que incluye seis hijas y tres hijos. Una familia así ya sería numerosa, pero su padre, un pastor, adoptó a otros ocho niños de entornos vulnerables, en particular los que quedaron huérfanos después del genocidio de Ruanda en 1994.

Por lo tanto, Jeanette pasó su infancia rodeada de una gran y amorosa familia. Su padre fue un modelo a seguir que le enseñó sobre la solidaridad y la ayuda a otras personas. Creó asociaciones, escuelas y parroquias en Ruanda y Jeanette comenzó a ayudarlo en su trabajo desde muy joven. “Empecé a ayudar a mi manera”, explica.

Después de obtener su diploma, trabajó como maestra durante dos años y luego se convirtió en contadora de la escuela secundaria donde enseñaba. Allí tuvo la oportunidad de trabajar con niños durante muchos años, pero Jeannette quería algo más. Mientras tanto, se casó y decidió regresar a la universidad, donde obtuvo una licenciatura en Sociología.

Descubriendo las luchas de las mujeres en la economía informal

Después de graduarse en Sociología, Jeannette luchó por encontrar empleo. Había dejado su puesto de contadora en la escuela para cursar estudios superiores, pero ahora no podía encontrar trabajo.

Jeanette quería trabajar para ayudar a mantener a su familia. “A pesar de que mi esposo tenía un trabajo, pensé que era necesario, como mujer, que yo también contribuyera”, dice. Por lo tanto, decidió, como hacen muchas otras mujeres en todo el mundo, recurrir a la economía informal y comenzar a vender productos en el mercado.

Se convirtió en vendedora en el mercado durante dos años. Fue durante ese tiempo que Jeanette entró en contacto directo con los cientos de otras vendedoras ambulantes y descubrió cuánto sufrían.

Un día, después de que Jeanette ya había dejado de trabajar en la economía informal, una vendedora pasó por su casa.

“Aquí, en Ruanda”, explica Jeanette, “muchos comerciantes informales van de puerta en puerta para vender sus productos. Un día, una mujer vino a mi casa y me pidió que comprara algo. Noté que tenía un bebé de una semana con ella. Fue terrible. Le pedí que me contara su historia, porque no me imaginaba cómo una mujer con un niño tan pequeño podía andar vendiendo”.

El esposo de la mujer la había dejado con otro bebé cuando estaba embarazada. No tenían casa, por lo que se vio obligada a salir a la calle a buscar comida para sus hijos. “Cuando la escuché, me asusté. Cuando estaba trabajando en el mercado, escuché muchas historias, pero esta me tocó, así que decidí ver cómo podía ayudarla. Compré lo que necesitaba, pero esa no fue la solución. Me pregunté: ¿qué puedo hacer yo por estas mujeres que venden en la calle, que están sufriendo, están siendo abandonadas junto con sus hijos por sus esposos?”.

Como socióloga, la pregunta no abandonó la mente de Jeanette. Decidió dejar de buscar otro trabajo y, en cambio, dedicar su tiempo y energía a apoyar a estas vendedoras ambulantes.

Creación de un sindicato de trabajadores de la economía informal

Jeanette llamó a la vendedora ambulante que le había contado su historia y le dijo que trajera más mujeres. Comenzó a organizar reuniones en sus apartamentos. Eran muchas mujeres, Jeanette no podría haber imaginado un número tan grande.

Se sentó con ellas y les pidió que explicaran, una por una, cuáles eran sus problemas y ver si podían encontrar soluciones juntas. Al ver la gran cantidad de mujeres reunidas, Jeanette pensó que podían intentar crear un grupo formal, pero no estaba segura de qué tipo debería ser: ¿una asociación, una cooperativa? Investigó en Internet y comprendió que, dadas las necesidades y demandas de estas mujeres, un sindicato sería lo más adecuado.

Jeanette sugirió que las mujeres comenzaran a organizarse en grupos. “Les dije: vamos a crear un sindicato, que nos ayudará a exponer nuestros problemas y acercarnos a las autoridades”. Aun así, sabía que no sería fácil. En Ruanda, como en muchos países, los trabajadores de la economía informal no son fácilmente aceptados.

Pero Jeanette y sus camaradas siguieron adelante. Redactaron un reglamento y una constitución y obtuvieron los documentos necesarios para formalizarse como el Sindicato de Trabajadores Independientes de la Economía Informal (Syndicat des Travailleurs Independents de l’Economie Informelle) – SYTRIECI.

Aunque el sindicato fue creado por mujeres, con el tiempo también se unieron muchos hombres. SYTRIECI comenzó a acercarse a las autoridades y expresar sus demandas, pidiendo reconocimiento. “Logramos algunas enmiendas a la ley sobre los trabajadores de la economía informal”, dice Jeanette, “porque estábamos allí expresando nuestros problemas”.

El sindicato fue fundado por vendedores ambulantes y del mercado, pero creció para incluir también otros sectores de la economía informal. Según Jeanette, fueron los funcionarios del gobierno quienes la alentaron a comunicarse con las trabajadoras domesticas, que en ese momento no tenían ninguna asociación. “Acepté, porque comencé a ver que había muchos tipos de trabajadores de la economía informal que no estaban organizados. Y también porque muchas vendedoras ambulantes habían sido trabajadoras domésticas y empezaron a vender después de perder sus trabajos”. Fue una buena estrategia incorporar a diferentes sectores y empezar a trabajar juntos.

Uniéndose a StreetNet International

Jeanette se enteró por primera vez de la existencia de StreetNet en línea y estaba ansiosa por ponerse en contacto con la organización. Fue invitada por la Coordinador Internacional y Fundadora, Pat Horn, a una reunión en Tanzania, donde Jeanette tuvo la oportunidad de presentar SYTRIECI y solicitar su afiliación a StreetNet. Después de seguir el debido proceso, SYTRIECI se afilió a StreetNet en 2015. Fue una gran noticia para la organización.

“No puedo expresar lo felices que estábamos”, recuerda Jeanette “Cuando les dijimos a nuestros miembros, estaban tan felices, llorando y aplaudiendo”.

En 2016, SYTRIECI participó en el 5º Congreso Internacional en India. Se enteró de que era posible postularse para convertirse en miembro del Consejo Internacional y decidió hacerlo. Ella fue elegida. “Eso fue muy bueno para mí”, dice. Una cosa por la que Jeanette estaba agradecida era que los años de membresía no eran el factor decisivo para las elecciones, sino más bien ideas y actividades. “Ellos pensaron que podía contribuir con mis esfuerzos, a pesar de que nosotros (SYTRIECI) éramos un miembro muy joven de StreetNet”, habiéndonos incorporado apenas el año anterior.

Para Jeanette, estar en contacto con compañeros sindicalistas, activistas y trabajadores de la economía informal de diferentes países es una experiencia enriquecedora. También le da crédito a la Fundadora de StreetNet, Pat Horn, y a la actual Coordinadora Internacional, Oksana Abboud, por alentarla a continuar con sus actividades organizando a los trabajadores de la economía informal en Ruanda.

“Siempre veo lo que necesitamos, cuáles son nuestros objetivos. Cuando vi los objetivos de StreetNet y cómo están ayudando a las asociaciones y sindicatos de trabajadores de la economía informal y vi la experiencia, me animó a continuar mis actividades a nivel nacional y llevar mi contribución a nivel internacional”.

Jeanette fue reelegida en el 6º Congreso Internacional en Kirguistán y ahora cumple su segundo mandato como miembro del Consejo Internacional.

La importancia de las mujeres líderes

El catalizador para que Jeanette dedicara su vida a los trabajadores de la economía informal fue la difícil situación de las vendedoras ambulantes, y ahora tiene años de experiencia al frente de una organización nacional. Como tal, no es de extrañar que Jeanette valore el liderazgo de las mujeres y su capacidad para comprender los problemas que afectan a los trabajadores vulnerables y encontrar soluciones.

“Las mujeres son el pilar”, explica. “Una mujer necesita ser fuerte, participar y aportar soluciones, tanto a los problemas familiares como sociales. Mantener a las mujeres alejadas del liderazgo es destruir su desarrollo. Una mujer puede traer muchas contribuciones positivas. Y podemos lograr más”.

En Ruanda, las mujeres están bien representadas en el gobierno y el parlamento. Entonces, para Jeanette, es natural ver que las mujeres toman la iniciativa, y estaba feliz de ver que StreetNet valora y fomenta el liderazgo de las mujeres de la misma manera. Para Jeanette, es particularmente importante reconocer la capacidad de recuperación de las trabajadoras de la economía informal.

“No es fácil vender en la calle, no tener estabilidad. Requiere mucho esfuerzo por parte de las mujeres. Cuando las asociaciones están dirigidas por ellos, es fácil comprender los problemas y pueden aportar mas soluciones. Incluso cuando las mujeres no reciben educación, siempre se esfuerzan por mantener a sus familias”. Jeanette dice: “En StreetNet, vemos que las mujeres pueden aportar algo especial a la economía informal. Porque todas estas mujeres son trabajadoras que mantienen a sus familias”. Jeanette agrega que las mujeres juegan un papel clave para cambiar la sociedad y contribuir a la transición de la economía informal a la formal.

Consejo para jóvenes organizadores de trabajadores de la economía informal: “Es necesario conocer y escuchar a los trabajadores”

Cuando se le preguntó qué aconsejaría Jeanette a los jóvenes organizadores de los trabajadores de la economía informal que hicieran, ella insiste en que lo más importante es escuchar, sentarse a hablar con los trabajadores y comprender sus problemas.

“No es fácil organizar a los trabajadores de la economía informal”, advierte. “Tienes que estar en el suelo. No se puede tener un enfoque de arriba hacia abajo”. Para Jeanette, también es importante tener en cuenta las luchas que enfrentan los trabajadores de la economía informal a diario. “Debido a que estos trabajadores sufrieron mucho y, en muchos países, no son aceptados, enfrentan muchos desafíos, tanto psicológicos como económicos. Debes tener habilidad para organizar y también debes tener pasión por esta actividad”.

Jeanette anima encarecidamente a los jóvenes a tomar la iniciativa. “Hay miles de trabajadores de la economía informal que no están organizados, así que animo a los jóvenes a que no tengan miedo y creen asociaciones. Eso nos permitirá pasar de lo informal a lo formal después de la Recomendación R04 de la OIT. Necesitamos que la generación joven se organice. Animo a todos esos jóvenes a esforzarse. Es complicado, pero es posible”.

Jeanette continúa trabajando por los objetivos de SYTRIECI, junto con sus compañeros a nivel nacional e internacional. Para ella, esta es una misión de por vida. “Luchar por los derechos de los trabajadores de la economía informal no es fácil”, afirma. “Es una pasión. Algo que viene de tu interior. Y es lo que decidí hacer”

Type of article
Country
Categorías