Albertina Simango – AEIMO, Mozambique [VIDEO]

Compartir
Imprimir

A mi entender, una mujer súper poderosa es fuerte, decidida, valiente, una mujer que no se deja sacudir por nada, una mujer que enfrenta cara a cara las dificultades, ofreciendo su fuerza, su presencia aunque haya sol, lluvia. Da la batalla y se mantiene de pie. Para mí, eso es tener superpoderes.

Todas las mujeres de la economía informal tenemos superpoderes porque los desafíos que enfrentamos día a día son muy, muy grandes. Son retos que, si no tienes superpoderes, en dos días estarás fuera de la economía informal.

Empecé en la economía informal como simple vendedora. Empecé porque necesitaba pan para criar a mis hijos, darles comida y educación. Y afortunadamente lo logré, soy un ejemplo. A través de la economía informal, logré educar a un médico en mi hogar. Un médico de la economía informal.

Algunas personas piensan que las trabajadoras de la economía informal no son responsables ni serias. Somos responsables Las batallas que enfrentamos lo demuestran. La mayoría de las trabajadoras de la economía informal son viudas, sin marido, divorciadas, mujeres que fueron engañadas y abandonadas. Abandonadas con hijos, porque cuando los maridos se van, nos dejan a los hijos. Los criámos desde que nacen, educándolos hasta que crezcan y tengan sus propias vidas.

Tenemos tantas batallas. Nuestro país está sufriendo mucho con el cambio climático. Y como siempre, la mujer de la economía informal es la más afectada. Muchas mujeres de Cabo Delgado (donde ahora hay conflicto armado) sobrevivieron gracias a la economía informal. Hoy, la economía informal se ha detenido. Muchas mujeres tuvieron que dejar sus casas por otros lugares, empezar de nuevo su vida desde la nada. No es fácil. Estamos pasando por una situación muy, muy grave. Pero somos fuertes. Ganaremos. Estoy seguro de ello. Superaremos todos estos problemas, un día celebraremos la victoria. ¡Porque las trabajadoras de la economía informal son poderosas!