Eunice – Malawi

Compartir
Imprimir

El siguiente artículo, y fotos, fue redactado por nuestro joven reporter Uthman Kaisi de nuestra afiliada MUFIS en Malawi, y son parte de nuestra campaña para celebrar el Día Internacional de los Vendedores Ambulantes 2021.

Eunice en su tienda

La venta ambulante está prohibida por las autoridades en todas las ciudades de Malawi. Se espera que todo vendedor que está operando su negocio en las calles tenga un ojo de águila, sabiendo que todo puede suceder en cualquier momento. Por esta razón, es muy difícil que una pequeña empresa crezca. Los negocios eventualmente terminan cayendo.

Pero esto no fue lo que sucedió con Eunice Nankhwema. “He estado haciendo negocios aquí durante 12 años”. Eunice es una mujer energética, valiente y talentosa que estuvo una vez en las calles de Blantyre durante los primeros años de su negocio. Para evitar ser perseguida mientras trabajaba, encontró un lugar dentro del mercado de Blantyre y abrió un salón y una tienda de cosméticos.

Debido al lugar que encontró en el mercado y el tipo de negocio que estaba haciendo, fue muy difícil atraer clientes. Experimentó este desafío un tiempo, lo que la llevó a buscar una alternativa. Usando el talento que aprendió de su madre cuando era adolescente, comenzó a hacer flores de plástico. “Hago flores de boda, flores de graduación, flores para dar la bienvenida a visitantes y para ofrenda floral”, dijo.

Esta alternativa supuso un gran cambio en su trabajo y el negocio empezó a crecer. Hoy, es dueña de tres tiendas de las cuales dos son para la venta de flores y la otra para el salón y la cosmética. A pesar de no poder atraer clientes en un principio, los otros productos que también comenzaron a venderse en el salón comenzaron a invitar a más clientes a su tienda y admirar otros servicios que también se ofrecen en el lugar.

Mientras el mundo está luchando contra la pandemia de COVID-19, este también es el momento más difícil para Eunice y su negocio. Dijo que durante este tiempo puede estar en el salón durante una semana sin recibir ni un solo cliente.

Mercado Blantyre

A pesar de la difícil situación, ella siempre sigue las medidas correspondientes. Por ejemplo, tiene desinfectante de manos, un balde para lavarse las manos y anima a todos los que entran a su lugar de trabajo a que se pongan una mascarilla. Además de eso, acepta un número limitado de clientes para ayudar a combatir la propagación del virus. «Solo permito un máximo de 3 clientes en mi tienda para que podamos mantener la distancia social», dice Eunice.

Añadió: «También pido al gobierno y a las empresas que intenten en la medida de lo posible contratar personas, porque si emplean personas, nosotros, los empresarios, también tendremos la oportunidad de ganar más dinero en nuestros respectivos negocios».

En sus comentarios, Eunice instó a sus compañeros hombres y mujeres de negocios a mantenerse enfocados en su negocio sin importar las circunstancias. Además, alentó a las personas que se desanimaron debido a la pandemia a que tomen este tiempo para impulsar sus productos a otro nivel.