Nambajimana – Ruanda

Compartir
Imprimir

El siguiente artículo, y fotos, fue preparado por nuestra joven reportera Dorcas Rachetée Ishimwe de nuestra afiliada STRIECI en Ruanda, y son parte de nuestra campaña para celebrar el Día Internacional de los Vendedores Ambulantes 2021.

Nambajimana

NAMBAJIMANA es una vendedora ambulante de 28 años. Lleva 3 años en este negocio y nunca tuvo la oportunidad de trabajar en el mercado debido a problemas financieros. Llegó a Kigali desde su ciudad natal, donde solía realizar actividades agrícolas con miembros de su familia. La vida en el pueblo era difícil. El bajo nivel de vida y el hecho de que no pudiera ir a la escuela le dificultaron encontrar un trabajo.

En los tres años de vender principalmente aguacates y frutas, Nambajimana ha tenido que enfrentar diferentes desafíos. Lo que estaba haciendo se consideraba casi ilegal, por lo que tuvo diferentes encuentros con las autoridades. El peor de ellos fue cuando tuvo que pasar una semana en la cárcel.

Afortunadamente, pudo salir, pero nunca volvió a comerciar en la ciudad por miedo. Comenzó a comerciar puerta a puerta en comunidades que estaban menos controladas por las autoridades.

Nambajimana dijo: “No podía regresar. Estaba asustada y preocupada por mi bebé. Ir a todos esos lugares peligrosos con mi hijo donde tenía que correr casi todo el día no era una opción”. A pesar de todas las dificultades que enfrentó en su trabajo, nunca se desanimó. Se las arregló para sobrevivir y apoyar a su pequeña familia y se unió a varios programas de ahorro. Nambajimana también trasladó a su hijo del pueblo y lo inscribió en una mejor escuela en la ciudad.

Mercado moderno de Nyabugogo en Kigali, Ruanda

Está buscando cualquier forma de conseguir suficiente capital y empezar a trabajar en el mercado o abrir su propia tienda, especialmente de frutas y verduras. También está abierta a adquirir nuevas habilidades, como la sastrería o el peinado.

«Tengo muchas ganas de trabajar formalmente y poder ahorrar lo suficiente para el futuro de mi hijo. Y al hacerlo, necesitaré la ayuda del gobierno u otros patrocinadores. No puedo hacerlo sola con todas las facturas que ya pago con regularidad» ella dijo.

Hay algunos programas y proyectos gubernamentales que trabajan a favor de personas como Nambajimana, y también está STRIECI Ruanda que aboga por las mismas personas. Esto significa que hay esperanza de que su deseo y sueño, al igual que el de otras vendedoras ambulantes, se haga realidad lo antes posible.