Cómo los vendedores ambulantes del Congo mejoraron la vida de los comerciantes transfronterizos

Por Irene Doda
13 de junio, 2024
Compartir
Imprimir

Assovaco, una asociación de comerciantes informales que opera en las fronteras entre la República Democrática del Congo, Ruanda y Burundi, logró establecer un procedimiento simplificado para el comercio transfronterizo informal, a pesar de los desafíos.

Assovaco es una de las tres afiliadas de StreetNet en la República Democrática del Congo (RDC). La República Democrática del Congo es uno de los países más grandes de África y tiene frontera con varios otros países: Zambia, Angola, Ruanda, Uganda, Burundi, República Centroafricana, Congo Brazzaville, Sudán del Sur y Tanzania.

Assovaco tiene su sede en el este del país, en la frontera con Ruanda y Burundi. El comercio transfronterizo es un medio esencial de subsistencia para los vendedores más pobres de esta zona. Según los últimos datos recopilados, el 85% de los miembros de ASSOVACO son comerciantes transfronterizos informales. Tienen una oficina en Goma, Kivu del Norte y otra en Uvira, Kivu del Sur. La de Uvira es el más grande. 

La frontera entre la República Democrática del Congo, Burundi y Ruanda 

En 2022 y 2023, la organización trabajó junto con otras afiliadas de Burundi y Ruanda en un proyecto para empoderar a los comerciantes transfronterizos informales en África occidental y central (puede leer sobre las dos fases del proyecto aquí). En 2023, ASSOVACO llevó a cabo una negociación exitosa con las autoridades fronterizas que condujo al establecimiento de una ventanilla única (guichet unique) para todos los comerciantes fronterizos en tres ciudades de la República Democrática del Congo.

Simplificando el cruce de la frontera

La camarada Micheline Feza, representante de ASSOVACO, habló con nosotros sobre la exitosa negociación de la organización con las autoridades fronterizas. 

“Muchos de nuestros pequeños comerciantes venden palma y se desplazan en barco por el lago Kivu o en burros”. “Antes había tantos impuestos que muchos comerciantes decidieron abandonar el negocio y se quedaron sin trabajo. Por ejemplo, existen impuestos que técnicamente están reservados a los grandes comerciantes y que se imponen a los pequeños. Entonces decidimos hablar con las autoridades al respecto”.

ASSOVACO mantuvo una negociación con la DGDA, la Dirección General de Douanes, la Oficina de Control del Congo OCC (encargada de los controles de seguridad) y algunos representantes del Ministerio de Economía. El objetivo era pasar la aduana para tipos específicos de mercancías y, en caso de que los pequeños comerciantes no pudieran hacerlo, introducir un solo impuesto, para simplificar todo el procedimiento.

“Por eso introdujimos la ventanilla única. Los comerciantes tienen una ficha gracias a la cual pueden cruzar la frontera. El impuesto que se cobra en la ventanilla única depende del tipo de mercancía, pero no supera los 5 dólares. La negociación fue un éxito. Nuestros comerciantes realmente han mejorado sus vidas”.

ASSOVACO logró establecer tres ventanillas únicas a lo largo de la frontera oriental: una en Goma, otra en Bukavu, ambas ciudades en la frontera con Ruanda y una en Uvira, en la frontera con Burundi. Por el momento, el guichet de Goma no funciona debido al conflicto armado en la región. Sin embargo, los otros dos están vigentes y funcionan con normalidad, con un impacto significativo en el negocio de los trabajadores.

Miembros en reunión 

Afrontando los desafíos de los comerciantes transfronterizos

La sobreimposición es uno de los desafíos más graves que enfrentan los comerciantes transfronterizos en África occidental y central. La burocracia y la falta de transparencia en dichos impuestos son una carga para los comerciantes más pobres, que a menudo son las más víctimas de sistemas complicados e ineficientes.

Reducir las cargas burocráticas siempre ha sido un objetivo de sindicalistas y activistas durante muchos años: en 2010, COMESA (Mercado Común para África Este y Sur) introdujo los llamados Regímenes Comerciales Simplificados, un mecanismo específico para reducir los impuestos y la burocracia para los comerciantes que venden productos con un valor inferior a 2000 USD. Los regímenes comerciales simplificados han logrado proteger a los más vulnerables, algo que los tratados de libre comercio estándar rara vez lograron. 

Una imagen del lago Kivu

Cómo la ventanilla única ha cambiado la vida de los comerciantes

Los comerciantes transfronterizos han encontrado una solución a algunos de sus problemas gracias a la iniciativa de ASSOVACO. Vumi Palata, una comerciante con sede en Uvira, nos dice lo agradecida que está por el esfuerzo: “Felicitaciones a ASSOVACO por ofrecer la ventanilla única. En mis actividades he empezado a obtener pequeñas ganancias. Sin embargo, cuando la ventanilla única no estaba, me llevaban de una oficina a otra”.

Otro comerciante de la ciudad de Mulongwe comparte una experiencia similar: “Solíamos hacer fila en muchas oficinas con nuestros pequeños productos. Cuando llegó la ventanilla única la situación mejoró muchísimo, ahora solo hay una oficina y somos bien recibidos”. El comerciante Riziki Senenda, de Uvira, cuenta que pudo traer 10 cajas de mercancías y cruzar la frontera fácilmente. A pesar de los desafíos del conflicto actual, los comerciantes han encontrado una solución parcial a sus problemas.

“Con múltiples oficinas operando en la frontera, había más oportunidades de acoso por parte de las autoridades”, concluye Bisimwa Kabwana Aimable, vendedora de aves de corral entre Ruanda y el Congo, “pero con la ventanilla única presentamos una suma de dinero y se la entregamos a una o dos personas que gestionan múltiples servicios. Esto nos permite cruzar sin problemas. ¡Viva ASSOVACO RDC, vivan nuestros miembros!”